4 de nov de 2009

Cuantas veces he querido que mis ojos



Cuantas veces he querido que mis ojos
tengan alas para volar más rápido
y llegar hoy a ti y no mañana
con besos esbozados al aire
para abrigar tu boca
como un rumor de ángeles.
Que el amanecer no tenga
una nueva herida en el costado
y dejar en tus pasos mis huellas
con preludios minutos de hallazgo
en el coraje de tu tiempo y mi distancia,
en la vida tuya y mía reclamando verdades.
Déjame sentirte desde la palabra que sana
zurciendo la esperanza rota y detener
el reloj de arena donde ni el cruel silencio
traspase el umbral de un tiempo definido,
bauticemos estas horas con besos
que cicatricen las heridas sangrantes
en la desnudez de la mañana,
y así, encontrar mis ojos
bajo el tul de tus pestañas.


Colibrí

Nenhum comentário:

Postar um comentário